02 nov

Agility, un deporte de amistad

Agility, un deporte de amistad

Muchas cosas se han dicho sobre el Agility. En sus inicios se consideró una disciplina de exhibición donde un perro y su dueño realizaban un circuito de obstáculos. Algo muy similar al sistema empleado con los caballos en la hípica. No tardó en enamorar y atraer a una gran cantidad de seguidores que empezaron a practicarlo. Esto dio lugar a uno de esos deportes donde el vínculo entre el dueño y su mascota es la clave del éxito y donde la diversión está asegurada.

Esta modalidad de carácter competitivo basa sus principios en proporcionar un recinto correctamente adaptado donde el suelo tenga una gran capacidad de amortiguación. En su interior se distribuirán una serie de obstáculos colocados según el orden aleatorio elegido en cada prueba y que cada perro deberá superar con el menor número de errores y en el menor tiempo posible siempre. Todo esto, bajo la guía de su dueño que lo dirigirá y corregirá usando exclusivamente señales manuales y su propia voz, pero sin llegar a tocar ni los obstáculos ni al perro.

Estos circuitos se diseñan para que el perro no pueda realizarlos sólo y requiera de la presencia y la guía de su dueño durante todo su recorrido que deberán realizar sin llevar nada en las manos que pueda motivar al animal.

El guía podrá recorrer brevemente el circuito elegido previamente por el juez, para poder memorizar su trazado y elegir la mejor estrategia a seguir.

Es un deporte que combina perfectamente velocidad y precisión, siendo las dos vitales y necesarias para conseguir completar el circuito diseñado en el menor tiempo posible.

agility adiestramiento perros salto

Las penalizaciones pueden aparecer en varias formas. Se puede incurrir en una “falta” cuando el perro no apoya con alguna de sus patas en un aparato señalizado en diferente color o cuando derriba alguna barra de salto. Se consideraría un “rehúse” cuando el perro se detiene delante de un obstáculo, el desvío por un lateral o cuando no lo completa totalmente. Cada circuito se limita en un tiempo máximo para su recorrido, de manera que se cometería una falta de “tiempo” cada segundo adicional que se supere ese tiempo delimitado por el juez.

El Agility llegó a España en 1988, año en el que se funda el primer club de Agility en el municipio de Boadilla del Monte (Madrid)

Es importante seguir una serie de pautas si estás pensando iniciarte en este apasionante deporte junto con tu mascota.

El punto más importante es elegir el centro de Agility más adecuado, teniendo en cuenta que sea un centro con cierto prestigio a nivel de instalaciones y valorando mucho la adecuada formación de sus educadores caninos.

agility adiestramiento perros barras

Hay que vigilar mucho si quieres iniciarte por tu cuenta o en algún parque que pueda tener algún elemento de Agility, que tanto la superficie de trabajo como los propios elementos sean adecuados. En muchos casos, no tienen ni los materiales ni los sistemas antideslizamiento correctos e incluso pueden tener desperfectos que puedan poner en riesgo la salud de tu mascota.

Como ya hemos dicho antes, el Agility está considerado desde hace unos años como un deporte de competición, pero debes recordar que ante todo es un deporte de entretenimiento para poder disfrutar con tu perro.

Si tu intención es tratar de competir, hay que ir poco a poco. Hay diferentes fases en el adiestramiento de tu perro y se tiene que ir subiendo de nivel conforme se vaya progresando. No hay que tratar de forzar el adiestramiento sino ir subiendo al ritmo de tu perro y si es necesario, retroceder y poner el obstáculo más sencillo para luego volver a subirlo de dificultad.

Es importante recordar que se trata de pasarlo bien con tu mascota y ambos debéis considerar el Agility como algo divertido. De esa manera tu perro siempre tendrá ganas de repetir e intentar obstáculos cada vez más complicados.

Tu perro debe tener un nivel mínimo de obediencia porque para la práctica del Agility no podrás emplear ni correas, ni ningún tipo de collar. Tampoco podrás tocar al perro ni animarlo con juguetes o golosinas que puedan gustarle mucho, aunque durante su aprendizaje puede ser un modo de incentivar al perro hasta que se acostumbre al obstáculo y se divierta haciéndolo sin más incentivos.

agility adiestramiento perros rampa

Si estás interesado en más información acerca del mundo del Agility puedes encontrar toda la información la página web de la Real Sociedad Canina de España.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Buscar

Publicaciones recientes

Comentarios recientes

Archivo del Blog

Artículos Populares

Volver arriba