15 ene

Rabia, esa gran desconocida

Rabia, esa gran desconocida

La Rabia es una enfermedad universal. Hay otras enfermedades también presentes a nivel mundial, pero pocas como la Rabia capaces de matar a más de 50.000 seres humanos cada año.

Como veterinario, oigo muchas veces la frase de “para que vacunar una mascota, si no tenemos rabia en España”. Y la respuesta que doy es siempre la misma “sí que tenemos rabia en España, pero gracias a las vacunaciones está controlada y no afecta a las personas”.

Lo que hay que comprender de esta enfermedad es que es una zoonosis, lo que significa que afecta a diferentes especies animales incluida la especie humana. La mayor presencia de rabia en el mundo aparece en animales salvajes como murciélagos, mapaches, zorros, hurones, mofetas y otros mamíferos aunque solo unas pocas especies son vectores de la enfermedad (pueden transmitirla a otras especies y no solo padecerla).

El peligro que corremos los humanos surge cuando la rabia rompe el nicho donde se encuentra establecida dentro del mundo salvaje y pasa a nuestros animales de compañía. En ese momento, es cuando se convierte en un verdadero peligro para las personas. Pero gracias a las vacunas, si un perro resulta mordido por uno de estos animales salvajes infectados, no desarrollará la enfermedad y protegerá a sus dueños de una más que probable infección.

Recordemos un poco que es la rabia.

Se trata de una enfermedad infecciosa de origen vírico. Al tratarse de un virus, eliminarla o controlarla es muy complicado, más si como hemos dicho se puede encontrar en cualquier parte del mundo.

La transmisión es principalmente mediante mordedura. El virus se localiza habitualmente en la saliva lo que supone un punto de entrada perfecto cuando el animal consigue penetrar la piel a través de un mordisco. Aunque existen otras formas de transmisión poco frecuentes como el lamido, inhalación por aerosol, ingestión (no en humanos), uterina o en transplantes de órganos afectados.

La rabia es un virus que afecta al sistema nervioso. Aunque puede ser sistémico y dañar cualquier célula, tiene especial predilección por las neuronas.

El gran peligro que tiene esta enfermedad es que durante un tiempo no se muestra ni da síntomas, pero cuando empiezan a aparecer y se detecta la infección, es en la mayoría de los casos irreversible. Una vez se detectan los síntomas, ya no hay curación posible.

Estamos ante una enfermedad con una tasa de letalidad de ¡¡¡casi el 100%!!! Para que se entienda, la tasa de letalidad es el número de personas muertas por una determinada enfermedad con respecto al total de personas enfermas por esa enfermedad. En otras palabras, que todas las personas o animales infectados que presenten síntomas (salvo muy contadas excepciones), morirán irremediablemente.

Los síntomas varían con el tiempo pasando por diferentes estados.

  • En un primer momento, el virus pasa por una fase de eclipse durante el cual la infección es asintomática y no puede detectarse si ha habido o no transmisión. Su duración es muy variable.
  • En una segunda fase, empiezan a aparecer síntomas inespecíficos y poco claros de enfermedad. En este punto, la enfermedad ya es prácticamente incurable.
  • En la tercera fase, aparece los síntomas neurológicos típicos de esta enfermedad como hiperactividad, depresión, ansiedad, agresividad, delirio, parálisis.
  • En la recta final, el paciente entra en coma con la posterior muerte por parada cardio respiratoria.

El diagnóstico en vivo es muy complicado al tratarse de un virus. Se usa principalmente en la especie humana y requiere de laboratorios especializados para detectar anticuerpos en suero y líquido cefaloraquídeo.

El diagnóstico más eficaz es post-mortem, después de la muerte del paciente. En los casos de perros o mascotas con dudas de si padecían o no rabia, la muestra ideal es llevar la cabeza completa del animal en el mejor estado posible de conservación y refrigeración para poder posteriormente en un laboratorio especializado de alto nivel de protección, estudiar el encéfalo y ver las lesiones típicas de esta enfermedad.

El tratamiento es aún más complicado porque no se puede atacar un virus tan fácilmente. Se pueden suministrar inmunoglobulinas y aplicar la vacuna de la rabia, pero su efectividad una vez hay síntomas de enfermedad es mínima. La mejor opción conocida hasta el momento es inducir al paciente un coma temporal para evitar el desgaste neuronal y tratar de protegerlo mientras el cuerpo cura la enfermedad. Pero hasta el momento no hay ni diez casos documentados de personas curadas mediante este método.

Y llegamos a la prevención, que es la base de control principal de esta enfermedad. Gracias a la vacunación sistemática de nuestros animales de compañía, la rabia está controlada en gran parte de los países occidentales. Se emplean principalmente vacunas vivas inactivadas debido a la peligrosidad que tiene este virus.

El sistema de vacunación es anual en muchas comunidades autónomas y es obligatorio por ley. En algunas comunidades autónomas como en Cataluña o País Vasco, no es obligatoria por ley aunque se hace hincapié en que no se deje de lado la vacunación antirrábica. De hecho, gracias a la obligatoriedad de la vacunación, en España no había casos de rabia desde el año 1975. Digo había, porque en el año 2013 apareció un caso de rabia en España en un perro con residencia en Cataluña y que acabó mordiendo a varias personas, entre ellos varios niños, en Castilla la Mancha. Si hubiese estado correctamente vacunado, se habría evitado.

Lo que quiero que quede bien claro después de leer este artículo, es que estamos ante una enfermedad muy peligrosa que no debemos tomarnos a la ligera. Que se trata de un virus que causa demasiadas muertes anuales como para pensar que lo tenemos controlado. Y que la única razón para que en España y en otros países occidentales sea una enfermedad desconocida, es la buena labor que se ha hecho para su control y prevención, que hasta el momento ha demostrado ser la mejor opción para luchar contra ella.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Buscar

Publicaciones recientes

Comentarios recientes

Archivo del Blog

Artículos Populares

Volver arriba